fbpx

Hacer lo que debes hacer

Hacer lo que debes hacer es distinto a querer hacerlo o pensar en hacerlo. Tus decisiones son valiosas pero si no las ejecutas no tienen valor.

¿Hiciste propósitos para cambiar? Decidiste cambiar algo en tu vida, en tus hábitos, pero sientes que es más difícil de lo que pensaste.

Pero… ¿Es realmente difícil? Tal vez primero debes ponerte en el lugar correcto para que el cambio suceda.

Revisa dónde estás respecto a tus hábitos y tu alimentación y empieza a actuar para cambiar. Pequeños pasos, pequeños cambios. El truco es la persistencia.

Persiste. No importa si un día te excedes, no importa si viste algo en las redes sociales o en la TV que te desvió de tu meta. Lo que ves no es lo que eres.

Persiste. Busca la motivación dentro de ti y notarás que día tras día se va a volver más fácil.

Hoy te invito a sentir que te frena y a que hagas un pequeño cambio para mejorar tus hábitos.

Siente lo que comes

Es el momento de empezar a actuar. De poner las cosas en perspectiva y tomar decisiones sobre tus hábitos y tu alimentación.

No importa si las circunstancias son retadoras y aunque no hay respuestas únicas, la mejor forma de encontrar las tuyas es simplemente empezar.

Empieza a ver lo que está en tu plato, a tomar una pausa antes de comer. Empieza a actuar para conseguir los resultados que buscas.

Puedes alcanzar lo que te propones con tu salud y tu cuerpo. ¡Observa, se consciente y actúa ahora mismo!

No te compares. No invites al miedo. Pero tampoco te castigues buscando soluciones milagrosas o imposibles.

Nuestra relación con los alimentos es tan importante pero la ponemos en último lugar tantas veces. Empieza hoy mismo a sentir lo que comes y a ver a tus alimentos como tus aliados en la búsqueda de la buena salud y el bienestar.

Hoy te invito a detenerte un momento antes de llevar ese primer bocado a tu boca…

Tomar el control de tu alimentación empieza por entender tu relación con los alimentos.

¿Por qué comes?

Hambre, ansiedad, aburrimiento. Comes porque estás con amigos, comes por que estás con tu familia, porque estás viendo un programa o estás en el cine, comes porque esa bebida va mejor con esta comida…

No se trata de obligarte a comer o a dejar de comer. Se trata de que sientas tu relación con los alimentos y que cada bocado que llevas a tu boca sea consciente.

El alimento es el combustible del cuerpo, así que si quieres que tu cuerpo funcione plenamente, escoge mejor el combustible que le das.

Hoy te invito a que por un día simplemente observes porqué comes y dejes que tu cuerpo te muestre lo que de verdad necesita.

Los hábitos saludables empiezan por pensamientos saludables.

Nuestros hábitos, lo que comemos y lo que hacemos con nuestro cuerpo, se fundamenta fuertemente en la imagen que hemos creado sobre nosotros mismos y que muchas veces ni siquiera expresamos: 

¿Qué piensa mi familia de mi? ¿Mis amigos?
¿Cómo me veo?
¿Qué me digo todos los días?
¿Qué hacen los demás que yo no estoy haciendo?
¿Soy suficiente?…

Y tal vez… ¿Me costará mucho esfuerzo?

Que tal si por un momento olvidas todas esas ideas y simplemente respiras y sientes tu cuerpo. Te darás cuenta que hay más posibilidades y que lo que realmente importa es que puedes llegar a la meta dando un paso a la vez.

Lo más reciente del foro

  • No posts found

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista y recibirás primero información sobre nuestras promociones, eventos, actividades y clases.

Pin It en Pinterest